En el día a día del predio de Boca en Ezeiza hace mucho tiempo se menciona a Aaron Anselmino. El jugador oriundo de Bernardo Larroudé, La Pampa, se impone por su presencia y profesionalismo.

Claro que la mayoría de los comentarios positivos los confirmó aquel día del debut frente a Lanús, donde ingresó en el entretiempo para reemplazar a Bruno Valdez y demostró una tranquilidad envidiable para cualquier jugador en su primera vez en La Bombonera. Recuerdo que ese 10 de junio de 2023 los más avanzados de edad lo compararon con Juan Simón, por ese estilo elegante de salir jugando.

Luego, jugó 4 partidos más completando casi 300 minutos en Primera División. Ese tiempo alcanzó para que en Boca vean que tiene mucha proyección, no solo por su gran juego, sino también porque puede jugar con ambos perfiles: disfruta de ser primer o segundo defensor central, algo que soluciona varios problemas defensivos como lo hacía “Cali” Izquierdoz o ahora Figal.

Boca ve futuro en Anselmino pero ya lo siguen varios gigantes europeos

“Para nosotros Anselmino va a ser de los mejores chicos del predio. Su seguridad y velocidad en su posición no es muy común a esa edad”, opina alguien importante desde lo futbolístico en el día a día de Boca.

Pero no es sólo ese interés el que despertó el defensor central. En este mercado de pases el “Pampa” originó muchas inquietudes: Everton, Manchester United y Milán, entre otros, fueron los que consultaron sus condiciones y hasta se encargaron de averiguar situaciones personales que son claves a la hora de contratar a un chico de tan solo 18 años.

Esos intereses internacionales, más los del fútbol local como Vélez, hicieron que Boca tenga que elevarle la cláusula a 20 millones de dólares (con 5 millones más si se lo contrata en las cercanías de un nuevo torneo) y firmar un vínculo hasta diciembre de 2028. El objetivo, claro está, es evitar algo similar a lo que pasó con Valentín Barco.

Anselmino parece haberse adelantado a Bruno Valdez en Boca

El buen concepto es tal que hoy Bruno Valdez, un defensor experimentado con gran pasado en el América de México, parece correr por detrás del juvenil. Y hasta su representante manifestó públicamente que, si no lo tienen en cuenta, lo mejor es evaluar otras opciones.

¿Será Diego Martínez, entrenador que habitualmente da oportunidades a los chicos, el que le busque un lugar en el equipo de Primera División en esta temporada? Parece difícil porque por delante aún tiene a Figal, Rojo, Valentini y hasta el recién llegado Lema. Pero que seguramente en algunas competiciones sumará minutos para demostrar por qué ese blindaje contractual era tan imperioso para el Consejo de Fútbol. Tan importante que quiso hacerlo cuanto antes.