Juan Román Riquelme es uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol argentino. Su paso por Boca lo consagró como ídolo del club de la Ribera pero su carrera lo potencia como uno de los grandes cracks surgidos en nuestro país. Jorge Rodríguez tuvo un papel fundamental para que Román se desarrolle profesionalmente en el deporte: fue su descubridor. Y en la actualidad trabaja con el mítico enganche en la estructura de fútbol del Xeneize.

“Gracias a la pelota de fútbol, hoy tengo la suerte de que la gente me tenga mucho cariño”, confesó Riquelme hace poco. Su carrera inició como la de la gran mayoría de los genios del fútbol argentino: en un potrero. Su habilidad lo hizo destacar en Don Torcuato y rápidamente pasó a los clubes de niños. En un determinado momento, se dio cuenta que podía tener una carrera a futuro y decidió hablar con María, su madre: “Le dije que el fútbol me salía fácil”. “Soñaba con poder comprarle una casa”, confesó años después. El sueño se cumplió y todo empezó con Jorge Rodríguez.

¿Quién es Jorge Rodríguez, el descubridor de Juan Román Riquelme?

Desde muy joven, Jorge Rodríguez se desempeña como entrenador y formador de juveniles futbolistas. Fue director de dos clubes importantes de baby fútbol de Buenos Aires: Defensores de Bella Vista y “La Carpita” de Villa Libertad. Allí fue a donde llevó a Juan Román Riquelme ni bien vio toda su calidad en el barrio San Jorge de Don Torcuato.

Fue en 1985 cuando le avisaron a Jorge que había un nene de 7 años que la rompía en los potreros de Zona Norte. “Empecé a recorrer todos los lugares que creí que podía estar, hasta que llegué al barrio San Jorge. Román estaba jugando con tres o cuatro chicos más. Cuando lo vi, me di cuenta que estaba ante algo distinto”, comentó Rodríguez en una entrevista con TN.

¿Cómo era ese joven Román? “Era un chico callado, humilde. No había forma de que no se lo quisiera. Hablaba poco, pero lo hacía con mucha sabiduría”, detalló Jorge en su momento. Él lo llevó a La Carpita para jugar baby fútbol, cinco contra cinco. Y fue quien lo acercó a Argentinos Juniors, donde en sus primeros dos años fue suplente.

El propio Riquelme recordó esa historia hace poco. “Mi papá habló con el entrenador para preguntarle si iba a jugar o no. Y le dijo que sí, que me iba a empezar a poner. Yo no jugué esos dos años porque no quise ir a jugar a baby al Club Parque. Porque ya jugaba en mi barrio y en La Carpita”, mencionó el ídolo. Gracias a Jorge Rodríguez, Riquelme terminó en las inferiores del “Bicho” y comenzó su camino, que terminó en la Reserva del club de La Paternal y con su posterior venta a Boca, donde comenzó la leyenda.

¿Riquelme se probó en River cuando era chico?

Hay una versión que indica que Riquelme se probó en River antes de jugar en Boca. Pero el propio Jorge Rodríguez aclaró que “la historia está mal contada”. “Yo le había prometido a un chico (le decían ‘Caniggia’) que, si venía a jugar al baby a San Lorenzo de Muñiz, le iba a conseguir una prueba en River. Titi Montes, delegado de River, accedió a cambio de que también le llevara a ‘el monstruo’, Román. Pero le dije que era imposible porque él era fanático de Boca”, señaló.

¿Qué pasó entonces? “Fui a la prueba sólo con el otro chico, pero un DT muy conocido en inferiores no lo quiso probar porque ‘No era la época’. Tuvo un gesto de maleducado. A Titi también le dio mucha bronca y cuando me preguntó si esa tarde había llevado a Riquelme le dije que sí, sólo para irritarlo un poco más”, relató Jorge. Y ahí explicó: “Pero Román nunca se probó en River, lo que pasa que a Titi Montes le quedó aquella espina. Encima, cuando Riquelme llegó a Primera, agigantó la historia: ‘Por culpa de fulano este pibe no está jugando acá’“.

Imperdible anécdota: el golazo que hizo Riquelme cuando era chico, mientras lloraba por los retos de su padre

Riquelme y Rodríguez tienen una infinidad de anécdotas de la época de La Carpita, pero en una charla con el Diario Olé en 2008, Jorge contó la que tal vez sea la mejor. “Una vez jugamos contra el Villa Real y su padre, Cacho, solía retarlo bastante. Encima, recuerdo, íbamos perdiendo”, comenzó.

El final de la historia es imperdible: “Román, entonces, entró a pasar rivales y se pasó como a cinco, más el arquero, antes de meter un golazo. Mientras gambeteaba, lo juro, iba llorando por los retos del padre. Todos los abrazaban y Román estaba secándose las lágrimas. Gambeteaba y lloraba”. Otra de las divertidas historias de Román en baby fútbol se dio cuando sospecharon de su edad por su calidad: “Una vez la rompió en baby y ganamos 16-0. Al final me acusaron de que Román no era de esa categoría. ‘Sí, es más chico’, les dije”.

Jorge Rodríguez: de descubrir a Riquelme a trabajar con él en Boca

Juan Román Riquelme siente un gran cariño por Jorge Rodríguez y también respeta mucho su trabajo como ojeador y formador de juveniles. Por eso lo convocó para trabajar con él en Boca Predio, con la estructura de los jugadores más chicos: es el Coordinador General de divisiones inferiores e infantiles del club. “Hoy nosotros lo tenemos de coordinador de todos los chiquitos”, contó Riquelme hace poco en su entrevista en “El Loco y el Cuerdo”.

Entre 2008 y 2011, Rodríguez también fue coordinador juvenil en Boca y Riquelme era parte del plantel profesional. Pero esta nueva etapa, con Román al frente de todo el fútbol del club, tiene un sabor distinto para ambos. De aquel día en el potrero de Don Torcuato, pasando por todas estas tardes de fútbol infantil en La Carpita, hasta el manejo del futuro de Boca en Ezeiza, donde se forjan los nuevos cracks. De todas maneras, Jorge lo tiene claro: “Es más probable que el día de mañana encontremos un Maradona o un Messi antes que un Riquelme”.