Llegar a debutar en la primera de Boca no es nada fácil para cualquier jugador. Es bastante mayor el porcentaje de los que no llegan que de de los que sí lo logran. De cualquier manera, si tienen la mentalidad y la capacidad para vivir del fútbol quizás no en el Xeneize pero en otro club pueden llegar a tener su oportunidad.

Como se sabe también, el fútbol es un deporte bastante inclusivo y algunas discapacidades o dificultades físicas no son un impedimento para el sueño de muchos de llegar a ser profesionales. En San Miguel, equipo de la Primera Nacional, juega Iván Grance quien se formó en las inferiores de Boca y logró su sueño a pesar de tener una discapacidad.

Hizo inferiores en Boca, la rompe en el ascenso y contó cómo afrontó su carrera con su discapacidad

Iván Martínez Grance nació en Pilcomayo, Formosa, el 16 de diciembre de 1999. Durante el embarazo de su madre, su mano izquierda quedó pegada en el vientre y terminó naciendo sin ella. “A mi mamá le dijeron que si me dejaban así no iba haber ningún problema ni iba a tomar ningún riesgo“, contó el jugador en diálogo con el podcast El Lado B de la B.

Para mí es todo muy natural, hago prácticamente todo“, contó el futbolista del Trueno Verde. Sobre su infancia, reveló que más allá de no le hicieran sentir su discapacidad a él le daba cierta timidez: “No me gustaba mostrarme tanto, hasta que un día un amigo se enojó y me dijo ‘¿De qué te escondés, de quien te querés ocultar si vas a jugar un partido con 15/20 mil personas?’“.

El volante hizo inferiores en Boca y llegó hasta la Reserva, donde quedó libre a fines del 2020 para irse a Sacachispas. Mientras jugaba en el Xeneize, el club le ofreció una ayuda con respecto a su discapacidad: “Me quisieron poner una prótesis en Boca y yo me negué, si me tomaron así“.

Después de brillar dos años en el Lila se fue a Gimnasia de Jujuy y luego a San Miguel. Con el Trueno Verde ascendió a la Primera Nacional convirtiendo en la definición por penales ante Douglas Haig. El volante dejó un mensaje para aquellos que pasan o pasaron una situación similar a la de él: “Perseguí tus sueños“. Al mismo tiempo, pidió más empatía: “Capaz uno te dice algo jodiendo pero puede causar sensaciones feas. Ojalá que podamos cambiar la mentalidad para ponernos en lugar del otro“.

¿Quiénes fueron sus compañeros en las inferiores?

Iván Grance jugó en las infreriores de Boca y compartió plantel con varios jugadores que temrinaron llegando a la primera del club. Uno de ellos es Marcelo Weigandt, quien está a punto de irse al Inter Miami con Lionel Messi. Luego estuvo con Manuel Roffo, Mateo Retegui, Agustín Obando, Aaron Molinas, entre otros.