Tras la victoria ante River en Córdoba, el plantel de Boca regresó a Buenos Aires y tuvo un encuentro inesperado con los jugadores del equipo rival. Es que ambas delegaciones se cruzaron en el aeropuerto de Ezeiza: si bien el Millonario partió antes, llegaron con una escasa diferencia de minutos.

Esto derivó en un inesperado encuentro que derivó en una gastada de todo el plantel azul y oro hacia los rivales de toda la vida. Sabiendo que los futbolistas de River estaban cerca, los de Boca se pusieron a cantar y armaron una fiesta en el micro que los llevaba de la pista al aeropuerto, tras bajar del avión.

La molestia de los jugadores de River por la cargada de los futbolistas de Boca

El hecho se dio en la tarde noche del domingo y generó molestias en River. Según reveló el periodista Leandro “Tato” Aguilera reveló en TyC Sports, los jugadores de Boca cantaron “El que no salta se fue a la B”, para recordarles el descenso, y “Esta es la barra de los bosteros, la que se c… al gallinero, se mueven para acá, se mueven para allá, esta es la barra más loca que hay”. Picante.

Además, el cronista agregó que “la celebración resultó tan vehemente que el micro se movió al ritmo de los saltos”. Y explicó que los empleados de seguridad del plantel de River, que tienen buena relación con sus pares de Boca, “les mandaron un mensaje de camino al hall para que calmaran los ánimos de los hombres de azul y oro para que no hubiera inconvenientes”. Hubo bronca en el Millonario.

El palazo de Marcos Rojo a Miguel Borja tras el Boca-River

Uno de los momentos más picantes del Boca-River fue el cruce entre Marcos Rojo y Miguel Borja, que siguió luego del partido. Es que el capitán del Xeneize fue duro con el delantero colombiano: “Estuve mal en reaccionar, porque era amarilla para él cantada. Estuvo así desde el inicio del partido, siempre buscando, empujando, chocando, tirando la pelota. No sé si se lo mandaron a hacer o qué. Yo estuve tranquilo, se lo dije al referí”, sostuvo.

“Habíamos hablado en el entretiempo de eso, de que Borja estaba buscando problemas al pedo, porque nosotros estábamos jugando al fútbol tranquilos. Nosotros queríamos jugar al fútbol, nada más”, disparó Rojo. Y cerró: “Aprovecho para decirlo ahora porque después se la pasan diciendo que me la paso pegando y no es así. Hoy se vio que estaba tranquilo y que en todo momento fue Borja el que vino a buscarme”.